Comunicación felina: El maullido del gato.

 Lenguaje felino: El maullido del gato. Lenguaje felino: El maullido del gato.

Como norma general los gatos adultos no utilizan la comunicación vocal para comunicarse entre ellos. En la vida silvestre son los gatitos cachorros los únicos que emplean este lenguaje para comunicarse con la madre. De esta forma le avisan de que tienen hambre, frío o se encuentran en peligro. Nuestros gatos domésticos mantienen esa capacidad oral únicamente para comunicarse con los humanos, ello es debido a que nos consideran algo así como su madre durante toda su vida. Y es normal ¿acaso no los consideramos nosotros nuestros bebitos?
Los gatos son animales muy inteligentes y son capaces de aprender y realizar muchos tipos de miaus para comunicarse con nosotros. Vamos a ver los más frecuentes:

RONRONEOS: Por norma general el ronroneo significa “soy feliz y estoy de buen humor”. Cuando el gato está algo enfermo nos quiere indicar que está en baja forma y que, por favor, no le hagamos nada. En situaciones de estrés el ronroneo puede ser una forma de decirse “a si mismo” que debe tranquilizarse.

ARRULLOS: Es la forma que tiene la mamá gata de decir a sus niños que se acerquen a ella y es la forma que tienen nuestros gatos de saludarnos al llegar y de decirnos que vayamos a él. Las gatas en celo llaman así a sus pretendientes.

MAULLIDO: Demanda atención. Los gatos machos emiten suaves maulliditos cuando cortejan a su pareja.

MAULLIDOS INSISTENTES: Suelen ser utilizados para pedir algo en concreto. Solemos oírlo cuando nos pide que le abramos alguna puerta, por ejemplo.

MAULLIDO PEDIGÜEÑO: Maullido destinado en exclusividad a la obtención de comida.

MAULLIDO ANGUSTIOSO: Nos pide ayuda para conseguir que le saquemos de algún aprieto.

GRAZNIDO: Sonido sordo que se parece a un castañeteo de lengua. ¿Quién no lo ha escuchado alguna vez cuando nuestro gato observa a los pájaros por la ventana?

BUFIDO: Nos advierte. Si no nos alejamos va a tener que atacarnos. Se siente atacado y amenazado.

GRUÑIDO: Solemos escucharlo cuando el gato lleva una presa en la boca y siente que alguien puede arrebatársela.

AULLIDO: De sonido gutural. Expresa miedo y no sabe cómo actuar. Es una forma de decir que aunque tiene miedo aún puede defenderse si persistimos en el ataque.

GRITO: Es la forma de “saludarse” dos ejemplares que no se llevan muy bien o cuando hay gatas en celo por la zona. Las gatas suelen hacerlo para defender su territorio y sus cachorros.

Last modified on Thursday, 28 March 2013 12:58
María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.