Comunicación felina: la cola del gato

Comunicación felina: la cola del gato Comunicación felina: la cola del gato

El lenguaje felino es uno de los más ricos que podemos ver en la naturaleza. No solo escuchar, sino contemplar a nuestro gato nos va a permitir percibir una gran cantidad de ”palabras” que nos informan sobre su estado de ánimo. La cola es una de sus formas de comunicación más elocuente, ya que se trata de una parte de su anatomía con una movilidad asombrosa. No solo sirve para equilibrar los movimientos y saltos del gato, sino que cada posición de la misma va a ofrecer información de cómo se encuentra a todo aquel que quiera saberlo.

Cola en alto:

Esta postura nos indica que el gato está feliz y contento. Cuando nos encontramos con un gato y mantiene esta postura de cola es una forma de decirnos, “hola, soy yo, y me alegro de verte”.  Si, en esta situación, aparte de mantener la cola elevada la mueve rápidamente el gato no solo está contento de vernos sino que ha llegado a un estado de alegría máxima, está “encantado de verte”, lo cual es un privilegio incalculable para los amantes de los gatos.

 
 
Cola ligeramente curvada:

Cuando el gato deambula por su territorio  con la puntita de su cola curvada quiere decir que se encuentra en estado relajado y se siente seguro, no hay nada que enturbie su tranquilidad, ni para bien ni para mal. Digamos que es la forma habitual en la que un gato feliz se pasea por la casa sin encontrar ningún tipo de estímulo, ni positivo, ni negativo. 

 
 
Cola en horizontal:

Si la cola del gato se presenta horizontal, siguiendo la línea del resto de la columna vertebral  es porque nuestro compañero ha encontrado algo que le ha llamado la atención.  Por el  momento solo siente curiosidad, ya veremos qué sucede cuando decida si es algo beneficioso para él o no.

 
 
Cola en movimiento oscilante:

Nuestro gato está indeciso, no sabe que determinación tomar, lo que puede llegar a ponerle nervioso, ya que este estado de ánimo no es del agrado de nuestro minino. Debemos estar pendientes, porque si nuestro gato decide que el ataque es su mejor opción este será tan raudo que apenas tendremos tiempo para reaccionar.

 

 

Cola hacia abajo:

Si el gato baja su cola es un síntoma de que está preocupado, cuanta más baja es su posición menor será su estado de ánimo. Normalmente puede verse esta posición en gatos que se sienten en inferioridad frente a otro, para expresar su rango social.  Si convivimos con varios gatos hemos de estar pendientes del gato que ostente esta postura de forma habitual porque puede que nos esté indicando que se siente acosado por los demás.

 
Cola hacia abajo y erizada.

Es un claro síntoma de miedo. Mantendrá la cola muy baja, pegada al suelo o incluso entre las patas, pero a la vez erizará su pelo. Un gato aterrorizado puede pasar de este estado a otro de agresividad en poco tiempo, lo mejor es intentar eliminar el factor que le causa ese pánico y dejar que el gato se relaje por sí solo.

 

 

Cola erguida y erizada:

Cuidado con el gato que ostenta esta cola, está furioso y dispuesto a atacar en cualquier  momento.  Es un buen momento para alejarse del gato ya que es la mayor muestra de agresividad que puede tener, el ataque es más que inminente, bien sea ofensivo o defensivo.

 

 

Cola hacia un lado:

Es la forma que tienen las gatas en celo de decir a los machos que se encuentra lista para el apareamiento.

 

 

 

 

Como podemos ver, saber lo que nos dice nuestro compañero mejorará la convivencia, ya que tendremos armas a nuestro alcance para evitar enfrentamientos tontos e inútiles que de otra forma serían más que frecuentes.

Last modified on Thursday, 28 March 2013 13:25
María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.