María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Como acariciar a un gato

Wednesday, 24 January 2018 12:51

Como en las demás actividades, las caricias han de ser breves y han de finalizar cuando nuestro gato quiera. Aprender a acariciar a un gato y a saber cuándo no quiere ser acariciado va a evitarnos muchos arañazos y mordiscos.

Lo mejor es que antes de acariciarlo dejemos que nuestro gato nos huela acercando nuestra mano relajada y lentamente a su nariz. Si el gato nos ignora o tuerce la nariz nos está diciendo que no le apetece que le toquemos. Si se frota contra nuestra mano está pidiéndonos contacto.

El mejor sitio para acariciar a un gato es la cabeza, sobre todo la zona de las orejas, la frente y la zona de los bigotes del gato. Podemos empezar por acercar nuestra mano entre las orejas, pasar por la frente, ir dando caricias por el lateral de la cara para terminar debajo del mentón. Siempre observando cómo va actuando nuestro gatito y si le está gustando nuestra caricia. Los toquecitos han de ser lentos, suaves y con las yemas de los dedos. A pocos gatos les gusta que les rasquen con las uñas o que les acaricien a contrapelo.

Podemos acariciar el cuerpo del gato empezando por el cuello, detrás de las orejas, y avanzando hasta el nacimiento de la cola, sin llegar a tocarla. Lo haremos a favor del pelo, con movimientos circulares y lentos y finalizaremos en la zona donde el gato nos pida. Hay animales que podremos acariciar hasta la cola y otros que nos dirán que lo dejemos antes de llegar a ella.

Hay tres zonas que los gatos no quieren que se les toque hasta que exista mucha confianza con su humano. Son la barriga y las patas. El hecho de que un gato nos enseñe la panza no es una invitación a acariciarla, si lo hacemos es muy posible que con sus patas traseras nos levemos unos profundos y dolorosos arañazos. En cuanto a los pies del gato, no suele gustarles, pero es importante que poco a poco le enseñemos a aceptarlo para poder cortarle las uñas en el futuro.

¿Cómo hacer cuando el gato nos agrede al acariciarlo?

Saber que hacer es muy importante para evitar males mayores. Lo primero que debemos hacer es prevenir y evitar que nuestro gato quiera atacarnos. Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es no usar nuestro cuerpo como juguete.

Cuando tengamos a nuestro gato en brazos y lo acariciemos debemos a prender a interpretar su estado de ánimo a partir de sus movimientos. Un gato que está relajado y disfrutando de las caricias muestra su piel y su musculatura suave y blanda, si notamos que nuestro gato empieza a tensar su piel bajo nuestras manos está empezando a cansarse de ellas. Si además comienza a mover la cola de un lado a otro, no debemos dudar que es el momento de dejar a nuestro gato tranquilo.

Si a pesar de ello nos muerde lo mejor es quedarse quietos y no perder la calma. Si nos movemos excitaremos aún más al gato y morderá aún más fuerte. Nos quedaremos inmóviles y llamaremos su atención con otro objeto de su interés. Una vez nos haya liberado las sesiones de contacto físico han de finalizar inmediatamente.

 

 

El gato de Pallas

Sunday, 11 December 2016 11:13

El gato manul,  cuyo nombre real es Otocolobus manul, es un animal perteneciente a los mamíferos carnívoros, más concretamente a la familia felidae.  Su hábitat natural se encuentra en las estepas de Mongolia, India, Pakistan, China Occidental, Siberia y el Tíbet, cuya altura sobre el nivel del mar puede alcanzar los 5000 metros. Lugares de difícil acceso y duras condiciones de vida a las que se encuentran perfectamente adaptados. Popularmente se le conoce como gato de Pallas, ya que fue el zoólogo alemán Peter Simon Pallas quien lo clasificó por primera vez en 1776.

Aspecto físico.

Aunque a primera vista no lo parece, el manul no es más grande que un gato doméstico, estando su peso medio entre 2,5 y 4,5 kilos. De aspecto robusto, patas cortas, piel gruesa y denso pelaje su imagen general es rotunda y severa. Sin embargo, no cabe duda de su lado felino, ya que a pesar de esa rudeza estética son animales de movimientos elegantes y acompasados, con agilidad y equilibrio en su labor de la caza.

Su manto varía entre desde el  gris ceniza hasta los tonos ocres, siempre en consonancia con las zonas donde habita para poder pasar desapercibido.  Las patas y el torso poseen franjas oscuras que no siempre pueden verse a simple vista debido a la gran densidad de su pelaje, y su cola, larga y peluda, posee hermosos anillos negros a lo largo de toda su superficie. Dependiendo de la época del año así será la tonalidad de su manto, siendo mucho mas blanquecino en invierno, cuando la nieve abunda, y más grisáceo cuando esta se ha derretido y las rocas afloran en el terreno.

Pero quizá lo más característico del gato manul es su cabeza grande y achatada.  Sus orejas son de pequeño tamaño y con una inserción extremadamente baja. Su hocico es más corto de lo normal, hasta el punto que poseen menos piezas dentales que el resto de los gatos. Con mejillas de pelaje blanquecino, que contrastan con las manchas negras de su frente  y las finas líneas oscura que nacen desde la comisura de sus ojos.  Y son precisamente sus ojos la característica más llamativa y lo que le diferencia del resto de los gatos. Los gatos manul poseen pupilas redondeadas que se ven acentuadas por los anillos oscuros que rodean sus ojos.

Los gatos manul solo se relacionan con sus congéneres para reproducirse. Llegan a tener hasta seis crías en una sola camada, muy rara vez nace solamente una. Su natalidad es bastante alta, pero desgraciadamente la mortalidad de sus crías es también demasiado elevada. A partir de las 16 semanas son ya totalmente capaces de cazar solos y a los seis meses de edad comienzan su andadura en solitario. En cuanto a su esperanza de vida es un misterio aún sin conocer verazmente en libertad. Los gatos manul en cautividad han llegado a vivir hasta los once años.

Carácter.

Ya hemos dicho que no son amantes de vivir en sociedad si no es para asegurarse la continuidad de su especie. Son gatos solitarios y esquivos, a los que rara vez puede verse en su hábitat.  Prefiere las zonas rocosas, semidesérticas y con poca naturaleza. Sus refugios favoritos se encuentran bajo las rocas, donde suelen encontrar protección, ya que son amantes de la poca luz y la discreción, aunque también puede encontrárseles disfrutando de los escasos rayos de sol que pueda haber en las estepas donde habita.

Suelen cazar en los momentos de menos luz, al caer y al levantarse el sol, y su presa favorita, como sucede con los demás felinos, son las aves y los roedores. En cuanto a la caza no difiere del resto de los gatos, ya que su técnica no es otra que la rastreo y la emboscada por sorpresa.

El manul hoy.

El secreto de su supervivencia a l largo de los siglos ha sido su aislamiento y su discreción.  En la actualidad la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza tiene incluido al gato manul como especie en peligro de extinción, lo que ha hecho que nacieran leyes que aseguraran su protección. Durante mucho tiempo su pelaje fue motivo de una caza indiscriminada que diezmo la población, hoy, a pesar de las leyes que lo protegen, aun podemos encontrar caza furtiva en busca de su hermoso manto gris.

La población del manul en libertad es bastante desigual a lo largo del territorio que es considerado su hábitat natural. Los intentos de trabajar con la reproducción en cautividad son bastante decepcionantes en infructuosos ya que la mortalidad de las crías no  nacidas en libertad es casi del 50%. Ello se debe a que el sistema inmunitario del gato de pallas es bastante deficiente. Vivir a una altitud tan elevada y de forma tan aislada supone que su exposición a enfermedades virales sea menor de lo normal. Cuando los gatos son introducidos en hábitats con una carga viral mayor son incapaces de sobrevivir demasiado tiempo.

El gato de Pallas o gato manul es, por lo tanto, una hermosísima rareza de la naturaleza. Esperemos que hayamos llegado a tiempo de salvar la especie y de preservar para nuestros descendientes esta belleza de frio aspecto y caliente corazón.

La alimentación del gato.

Monday, 24 October 2016 10:38

Qué duda cabe de que elegir una buena alimentación para nuestro gato ha de ser una prioridad para nosotros. Nuestro gato depende totalmente de nosotros, es nuestra responsabilidad cuidar de su bienestar proporcionándole el alimento apropiado. Una buena alimentación repercutirá positivamente en la propia salud del animal y se reflejará tanto en su aspecto como en su carácter.

Adecuar la alimentación al gato

Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo es nuestro compañero para poder adecuar y personalizar su comida. Es importante tener en cuenta la edad del animal, su actividad física y su estado de salud.

Dependiendo de la edad:
 

Gatitos: etapa desde que deja de ser lactante hasta que cumple los doce meses. Los gatos están creciendo, por lo que demandarán mas calorías, vitaminas y proteínas. Estas no deben b

 

ajar de un 30%

Gato adulto: Del año a los siete años. Un 26% de proteína y un 9% de grasa es lo indicado. Un total de 250 calorías al día.

Gato de edad avanzada: A partir de los ocho años.

Dependiendo del estilo de vida:

Gatos que están esterilizados.

Gatos con sobrepeso.

Dependiendo del estado de salud:

Algunos piensos llevan en su formulación elementos específicos para tratar una dolencia concreta.

Diferentes tipos de alimentos para gatos

Alimento seco:Se encuentra en forma de pienso de diferentes tamaños, formas y composición. Siempre hemos de asegurarnos de que hablamos de comida balanceada para poder ofrecer a nuestro gatos una alimentación completa. Este tipo de alimentación es la más cómoda, completa y económica de todas. Hemos de recordar que al ser seca el gato tendrá una necesidad mayor de beber agua.

Alimento húmedo: Nos referimos a la comida enlatada. Aunque es la que más le gusta a nuestro gato, no es conveniente que su alimentación sea exclusivamente húmeda. Contiene un 70% de agua, por lo que la necesidad de beber será menor que con el alimento seco. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de alimento puede aumentar el olor del aliento y de las heces del animal, además, éstas presentarán a menudo una consistencia demasiado blanda por la humedad. Además hay que recordar que tiene menos calorías que la seca.
Alimento casero: Nos referimos a la realizada específicamente para el gato. Aunque es una idea bonita y puede llevarse a cabo, necesita de un control de nutrientes  exhaustivo y difícil de llevar para poder asegurarnos de que nuestro gato está recibiendo todo lo que necesita. Por lo tanto es una buena idea para alternar con una alimentación más completa. Ideal para alternar con el alimento seco elaborado.

Alimento humano: Nos referimos a las sobras de nuestra comida. Totalmente desaconsejado. Nuestra comida no tiene porque llevar los nutrientes que nuestro gato necesita, y, por el contrario, podemos estarle ofreciendo una cantidad de calorías excesivas que puedan perjudicar al gato a largo plazo. De hecho, al hablar de donde ubicar su zona de alimentación hemos dicho que no conviene que sea la misma que la nuestra para evitar que coma nuestra comida.

La mejor opción es elegir como base de alimentación un buen pienso que contemple sus necesidades nutricionales concretas (edad, salud…) y como complemento ofrecerle una vez al día comida húmeda o algún alimento especialmente preparado para él.

Eligiendo su alimentación

Cómo podemos entender las etiquetas de la comida de nuestros gatos. Es algo importante porque nos va a asegurar que estamos dando a nuestro gato una alimentación completa. Debemos aprender a mirar más allá de la información de la preciosa foto de la bolsa y leer detenidamente la composición de la comida que nos llevamos.

Los ingredientes del pienso o comida húmeda se colocan en orden a su importancia en la composición, por orden de cantidad en tantos por ciento. Por lo tanto si estamos hablando de un animal carnívoro el ingrediente principal ha de ser siempre de origen animal (carne o pescado). Hemos de tener en cuenta que cuando un pienso nos dice que es DE carne significa que ha de tener al menos un 95% de ese componente. Mientras que si dice CON carne basta con que esta sea de un 3%.

También debemos tener en cuenta no solo el porcentaje, sino el origen de esta carne y saber reconocer expresiones como carne (meat), que se refiere a los músculos y la grasa del animal, se consideran la fuente de proteínas de mayor calidad. Si en la etiqueta leemos productos secundarios de las carnes (meat by-products) se refieren a partes que no son carne, como órganos, cerebro o huesos, no son perjudiciales para el gato, pero obviamente no ofrecen tanta calidad. Si, por último pone sencillamente la palabra comida hablamos ya de huesos y tejido molidos de baja calidad.

El resto de los ingredientes suelen ser muy variados, pero debemos asegurarnos que entre ellos se encuentren los carbohidratos para dar energía al gato, cereales que aportan la fibra necesaria y vitaminas y minerales, como puede ser la vitamina B que ayuda a la asimilación de las proteínas.

Muchas informaciones omiten el porcentaje de hidratos, porque no son un alimento recomendable para los gatos pero sí una forma económica de rellenar la formulación.

Debemos prestar atención a la presencia de taurina.  La taurina es un aminoácido que afecta al funcionamiento de los músculos, entre ellos el cardiaco, o el cerebro, entre otras cosas. El gato es incapaz de sintetizar por sí mismo, por lo que debe ser adquirida a través de la alimentación. En estado silvestre el gato la obtiene de los músculos y órganos de las piezas que caza. Cuando el pienso es realizado con carne de calidad la taurina está incorporada en ella, pero cuando, como hemos visto el pienso no se realiza con músculo ha de incorporarse artificialmente. Para que el pienso sea óptimo es recomendable que contenga más de 0’2% en su formulación.

Es importante recodar que la FDA, encargada de la regulación de los medicamentos, alimentos, cosméticos.. de uso humano y veterinario no regula la terminología en estos casos. Por ejemplo, la palabra premium, muy presente en muchos alimentos de animales, no está regulada y puede aparecer sin necesidad de cumplir ningún requisito.

Horario de alimentación

Si decidimos que nuestro gato siga un horario de alimentación:

Recomendable cuando conviven varios gatos bajo el mismo techo, ya que será la única manera eficaz de controlar la alimentación de cada ejemplar. Si optamos por esta opción hemos de ser escrupulosos con el mantenimiento de los horarios ya que alterar de forma continuada el horario de alimentación puede acusar en el animal estrés que pueda derivar en problemas de salud.

Hay que tener en cuenta:

Debe comer 2 o 3 veces al día

Podemos alternar las ingestas con alimentos secos y húmedos:

1 Mañana: pienso o croquetas secas
2 Mediodía: lata o comida casera
3 Noche: pienso o croquetas secas

Si decidimos que nuestro gato se alimente a su ritmo:

Por lo general el gato, a diferencia de los perros tiende a no darse atracones alimentarios, por lo que aunque tenga comida todo el día tiende a administrarse bien. Ideal si nuestro gato vive solo y se autor regula bien. No recomendado en gatos ansiosos o con problemas de obesidad.

Debemos recordar que no debemos tener más de un día la comida en el plato, ya que aunque no le dé el sol se degrada con facilidad, se seca y pierde propiedades. Para evitarlo bastará con administrar en el comedero una cantidad aproximada de 100 gr. de alimento seco, siempre siguiendo las especificaciones del fabricante.

 

De todos modos hemos de recordar que la alimentación de nuestro gato está directamente relacionada con su salud y que, por lo tanto, cualquier duda o consideración ha de ser consultada a un profesional veterinario, que podrá aconsejarnos sobre cómo hacer la mejor elección.

 

La zona de eliminación del gato

Monday, 24 October 2016 10:16

El gato doméstico conserva aún el instinto natural de esconder sus deposiciones por prudencia y supervivencia, por eso es fácil ver a nuestro gato enterrar sus micciones y sus heces una vez hechas.

 

La zona de eliminación se compondrá de un cajón arenero o bandeja higiénica, donde depositaremos arena o lecho absorbente en la que el gato podrá depositar sus necesidades sin problema.

 

El emplazamiento:

 

Es una de las cosas más importantes a la hora de organizar el territorio felino dentro de una casa. Su ubicación se hará en una zona tranquila, sin ruidos y lejos de la actividad familiar. Es imprescindible que se encuentre lo más lejos posible de las zonas de alimentación y de descanso, a nadie nos gusta comer y dormir junto al WC. Es muy importante que el gato posea acceso a esta zona las 24 horas del día.

 

En el mercado existen multitud de formas de bandejas higiénicas. Desde la más sencilla hasta las preferidas por los humanos, las bandejas cerradas que evitan la expansión de malos olores y el esparcimiento de la arena por el suelo de la zona. Como en el resto de accesorios siempre hemos de tener en cuenta que será el gato el que ha de utilizar el cajón y, por lo tanto, el que decidirá si coincide o no con nuestra elección.

 

El sustrato:

La variedad también se extiende a la arena absorbente. Podemos elegir entre:

Arena convencional: Es lo que conocemos como piedras o simplemente arena.

Ventaja: Económica y fácil de encontrar

Desventaja: No absorbe bien el olor y necesita de una limpieza y sustitución frecuente.

Arena aglomerante: Mezclada con bentonita, una arcilla aglomerante.

Ventaja: Todos los excrementos se compactan, por lo que es de fácil limpieza.

Desventaja: A veces suele ser rechazada por los gatos al venir casi siempre aromatizada. Además genera mucho polvo.

Arena de perlas de sílice: Hecha de silicato de sodio.

Ventaja: De las más absorbentes del mercado, cambia de color al estar usada, por lo que es fácil saber si el cajón está sucio o no. Es inodora, no genera polvo y su duración puede llegar al mes.

Desventaja: No es bien aceptada por los gatos. De alto precio, la más cara del mercado.

Arena ecológica: Como su nombre indica, es la más respetuosa con el medio ambiente, ya que se realiza con madera.

Ventaja: Totalmente biodegradable, puede eliminarse por la taza del váter. Los excrementos se compactan, lo que facilita su limpieza.

Desventaja: Suele adherirse a las patas de los gatos que al salir del cajón pueden llevarla por el resto de la casa. El precio tampoco es muy competitivo.

Papel de periódico: Tiras de papel cortadas.

Ventaja: Económica y útil en casos de urgencias. Suele recomendarse cuando el gato ha tiene heridas o lesiones en la zona urinaria exterior, reduce el riesgo de infecciones del as heridas.

Desventaja: No absorbe nada el olor y necesita de una limpieza y sustitución más que frecuente.

 

 

De todas las maneras, hemos de recordar que la elección final va a ser del gato. Tanto el cajón como la arena son una decisión felina, hemos de preguntarles a ellos y ellos decidirán.

 

 

Page 1 of 51

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.