María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Era el año 1961, el mundo se encuentra inmerso en plena Guerra Fría, el espionaje vive su momento álgido y medio mundo observa al otro medio. La CIA y la KGB miden sus fuerzas y, en medio de este enfrentamiento, el resto del mundo intenta mantener la calma como puede.

Algo así le sucedió a la embajada de Holanda en Moscú, donde el embajador Henri Helb tuvo la inmensa suerte de contar con dos de los espías más sigilosos que podía encontrar, sus gatos siameses.

Al embajador le gustaba trabajar acompañado de sus dos compañeros felinos, que normalmente dormitaban plácidamente en los sillones sin inmutarse. Un día se despertaron sobresaltados,  corrieron hacia una de las paredes del despacho y comenzaron a arañarla con fuerza. El embajador pensó que detrás de ellas se encontraba lo más obvio, ratones , e intentó escuchar él también, por si oía algún ruido. Nada, silencio absoluto, solo quedaba calmar a los excitados mininos para continuar trabajando. Como no conseguía que estos volvieran a su ser llamó a los operarios para que levantaran las paredes en busca de lo que estaba alterando a sus gatos. La sorpresa llegó cuando descubrieron un micrófono oculto que había sido colocado por la KGB para conocer todo lo que sucedía en la Embajada holandesa.  Tras esta sorpresa se rastreó todo el edificio y aparecieron nada más y nada menos que 30 micrófonos estratégicamente colocados.  Los holandeses aprovecharon la ocasión para su beneficio, ya que utilizaron los micrófonos para “regalar” a los rusos solo la información que les interesara, dejando lo más importante para estancias libres de escuchas.

La razón por la que los gatos fueron capaces de encontrar los micrófonos no es otra que su maravilloso sentido de oído. Mientras que los humanos tenemos un umbral auditivo de 20.000 Hz, el de los gatos es de hasta 25.000 Hz, lo que les permitía escuchar a la perfección el encendido de los micrófonos.

Conversaciones con mi gata.

Sunday, 04 May 2014 10:25
Datos del libro

 

  • Autores: Eduardo Jauregui.
  • Nº de páginas: 320 págs
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: Ediciones B, S.A.
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Año: 2013
  • ISBN 13:  9788415420545
  • Precio aproximado: 16 €

 

 

Sinopsis

El autor, psicólogo especializado en el sentido de humor y la psicología positiva, nos explica como Sibila, una gata abisinia, ayuda con su sabiduría felina a sara, cuya vida no pasa por su mejor momento.

Feliz como un gato

Tuesday, 08 April 2014 06:14
Datos del libro
  • Autores: Fréderic Ploton
  • Nº de páginas: 128 págs
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Editoral: Urano
  • Lengua: ESPAÑOL
  • Año: 2013
  • ISBN 13: 9788479537562
  • Precio aproximado: 10 €
Sinopsis

"Pequeño tratado de sabiduría felina (para uso de los humanos". El autor, en clave de humo,r nos invita a imitar a los gatos y nos propone sencillos ejercicios que nos aportarán el equilibrio, la gracia y la paz interior que se asocian a este animal desde la antigüedad. Ilustrado con  dibujos de Lucile Gómez y enriquecido con frases y proverbios felinos. Una delicia, sin duda.

Hasta hace poco se pensaba que la civilización egipcia fue la pionera en la domesticación felina, ya que se han encontrado multitud de restos arqueológicos que demuestran una fluida convivencia entre humanos y gatos desde hace 3900 ó 4000 años AC.

Sin embargo, ya en la década de 1980, en un yacimiento tardío de la edad de piedra localizado en Khirokitia, Chipre, y datado en el 6000 AC, se encontró la mandíbula de un gato. Puesto que no existen evidencias de que en la isla de Chipre, ni en otras de la misma zona del Mediterráneo, habitasen Felix silvestris de manera natural en aquellos momentos, se dedujo que el gato al que pertenecía dicha mandíbula había llegado hasta allí domesticado, para convivir intencionadamente con los habitantes de la zona.

Ya en este siglo, el paleontólogo francés Jean Denis Vigne, del Museo del Historia Natural de París, publicó en la prestigiosa revista Science un estudio en el que retrasaba la domesticación felina aún más, situándola en 9500 AC, mucho antes que los egipcios.

Según la publicación, en la aldea neolítica de Shillourokambos, también localizada en Chipre, se encontró una tumba en la que se hallaron restos de un humano y de un felino perfectamente  colocados. Los arqueólogos franceses encontraron restos de todo un esqueleto felino, situado a 40 centímetros del humano y en el mismo estado de conservación, lo que sugiere que ambos fueron enterrados juntos. Ambos cuerpos se localizan paralelos y orientados al oeste. Tras examinar los restos, los expertos determinaron que el animal no presentaba muestras de que hubiese sufrido ningún tipo de maltrato o sacrificio, por lo que se piensa que se trata de un hombre de estatus social elevado, que convivía con su felino y con el que quiso ser enterrado al morir.

Según explica el artículo mencionado, hoy  en día se piensa que los gatos llegaron a la isla de Chipre atraídos por los roedores que merodeaban alrededor de los cereales. Los humanos pronto vieron la utilidad de estos animales, por lo que fueron bien recibidos en los asentamientos de la región occidental de Asia durante el Neolítico, aproximadamente entre 11.000 y 10.000 AC.

Desde entonces hasta hoy la isla de Chipre mantiene con los gatos una excelente relación. Los chipriotas adoran a sus felinos, a los que dejan vivir libremente y permiten su acceso a lugares públicos impensables para nosotros.

 

Page 13 of 51

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.