El gato. Del tejado al salón: Mi vida como un gato

Son pequeños, suaves, tiernos y taaan achuchables, son nuestros niños, y a veces olvidamos que lo que realmente son. Son animales especializados, intuitivos, activos, inteligentes… No podemos ignorar su naturaleza felina a pesar de toda la ternura que nos den y que nos despierten. Para poder proporcionar a nuestro gato el entorno adecuado a sus necesidades hemos de conocer cuáles son éstas y que es lo que necesita en cada momento.  ¿Qué le dicta la naturaleza a nuestro gato?

La rutina es la base de la seguridad emocional de cualquier ser vivo, somos "animales de costumbres", al fin y al cabo, cualquier alteración en nuestros ritmos supone un trastorno, mayor o menor, de nuestro comportamiento.

Santiago García Caraballo, en su libro “gatos felices, dueños felices” nos hace un magnífico resumen de la actividad diaria del gato silvestre. Actividad que todo gato doméstico ha de poder realizar para asegurarnos su estabilidad emocional.

 

¿A qué dedica el tiempo mi gato?
La caza:

Los gatos son carnívoros muy evolucionados, son verdaderas máquinas de matar. Se encuentran provistos de garras y colmillos capaces de abatir piezas de menor tamaño que ellos. Sus sentidos, vista y oído, y su sistema nervioso están creados, tanto para el acecho como para atrapar las piezas.

El tiempo que un gato dedica a la caza varía mucho de un ejemplar a otro, pero oscila entre unas 3 a 12 horas diarias, dependiendo de la destreza delanimal, de la abundancia de presas, del sexo y de la estación del año en la que nos encontremos (una gata criando cazará más que una que esté en celo).

¿Cuál es el objetivo de la caza? El primero y más importante, por supuesto, es el servir de alimentación.  Un gato ha de cazar entre 3 y 6 gatos diarios, lo que supone muchos intentos si pensamos que no siempre tiene éxito en sus pesquisas.

Mantenerse ágil y en forma es otro de los objetivos que persigue un gato cuando caza. Pensemos que primero ha de buscar, luego acechar y después atrapar antes de poder comer. El ejercicio físico realizado durante esta actividad es tremendo. Con esta actividad el gato puede quemar el exceso de energías que ha ido acumulando.

Por último,  el rastreo, el acecho, el salto final, capture o no la presa que lo alimentará, es una fuente de emoción imprescindible para el espíritu inquieto del gato.

Como podemos ver la actividad de la caza es imprescindible en la vida de un gato y ocupa un alto porcentaje de tiempo en su día a día.

La alimentación:

Aunque el objetivo de la caza es la alimentación no debemos confundir estas dos actividades.

Los hábitos alimenticios de los perros se basan en comer hasta reventar, en ingerir rápidamente todo lo que podamos hasta la próxima comida. De ahíque los expertos recomienden una única dosis alimenticia en los perros domésticos.

Los gatos, por el contrario, son muy moderados en este aspecto. Son animales que se sacian pronto y necesitan comer varias veces a lo largo de día. En parte por su propia naturaleza y en parte por el pequeño tamaño de sus presas.

Otra de las "rarezas" de los gatos es que no guardan las sobras para otras veces y no comen restos de alimentos pasados.

A los felinos les gusta comer relajados, a salvo de interferencias, por lo que buscan un escondite tranquilo donde nadie le moleste. Lo normal es que el gato se desplace del lugar de la caza a su lugar de alimentación para poder disfrutar con calma del manjar conseguido.

La alimentación y la caza son dos actividades que el gato silvestre realizará en solitario.

El juego:

Acabamos de decir que los gatos son animales solitarios, pero ello no significa que no disfruten del juego.

Mientras que el juego de los perros tiene uncarácter marcadamente lúdico, para el gato es una forma         deaprendizaje y depreparaciónpara elfuturo.

Los gatitos, cuando son cachorros juegan con sus hermanos y con su madre para aprendertécnicas de caza y una correcta estimulación social. El crecimiento cerebral del gato es muy rápido y ha de aprender enseguida todo lo necesario para sobrevivir. El juego es el mejor método para ello, ya que le proporcionará los estímulos y las experiencias suficientes para un equilibrio emocional correcto.

Cuando el gato crece se separa de la manada y comienza su vida en solitario, sin embargo continúa jugando y entreteniéndose con ramitas y hojas que encuentra por ahí. Esta es una de las pocas actividades felinas que no tienen una finalidad clara y propia. Es decir, el gato adulto, cuando juega, no obtiene más beneficio que el bienestar, el divertirse y pasarlo bien. Es una actividad que le resulta agradable y que, por lo tanto, repite en cuanto tiene ocasión.

El sueño:

La actividad del gato, caza, alimentación y juego, se repite tanto de día como de noche, lo que obliga al gato a repartir sus horas de sueño con "cabezadas" cortas y repartidas a lo largo del día y la noche.

Los gatos silvestres dedican una media de 12 horas a descansar, dependiendo, sobre todo, del dedicado a la caza. Puede parecernos un exceso, pero hemos de tener en cuenta la actividad frenética desarrollada el tiempo que se mantienen en vigilia.Para ello el gato busca un lugar seguro y tranquilo que le permita un momento de relax y descaso.

El acicalamiento:

Esta es una de las actividades más importantes del gato y a la que pueden llegar a dedicar hasta 8 horas al día. ¿Por qué es tan importante para un gato? Veamos las funciones que cumple el acicalado:

Higiene, por supuesto. Los gatos se asean constantemente para mantener su pelaje libre de suciedad y evitar problemas en el pelo.

Termorregulación. De esta manera combaten el calor. Los gatos no sudan, por lo que la evaporación de la saliva escrupulosamente repartida por el pelo refrescará al animal en momentos tórridos.

Función social. Si el acicalado se realiza sobre otros ejemplares. Es la forma de otorgar una cohesión grupal. Les otorga un olor de grupo y les tranquiliza, ya que les hace sentirse en familia, dentro de un olor común y conocido. De esta forma se elimina la tensión social que un animal acostumbrado a vivir en solitario siente cuando convive con más congéneres de su especie. Es lo que se denomina alomarcaje.

Relajante. Los gatos son animales muy rutinarios y extremadamente sensibles a los cambios externos. Los movimientos repetitivos que realizan sobre su cuerpo calman la ansiedad y producen un efecto antiestrés.

Y así, unas horas en esto y otras en aquello trascurren las 24 horas del día. Si queremos un gato feliz hemos de asegurarnos que es capaz de realizar todas y cada una de las actividades propiamente felinas.

 

Bibliografía:

Todo sobre la psicología del gato.Joël Dehasse. Editorial Servet.

Gatos felices, dueños felices. Santiago García Carballo. Editorial Ateles.

La naturaleza de los gatos. Stephen Budiansky. Editorial Paidós.

El encantador de gatos. Carlos Rodriguez. Editorial Aguilar.

Etología clínica en perros y gatos. Moisés Heiblum Frid. División Educación Continua.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.