El gato. Del tejado al salón: Enriquecimiento ambiental como ayuda en problemas de comportamiento.

El tratamiento de problemas de conducta de los gatos puede abordarse desde diferentes puntos de vista. Uno de los más importantes y frecuentes es el enriquecimiento ambiental. Este tipo de terapia se basa en conocer lasnecesidades etológicas del gato en estado silvestre para reproducirlas en el lugar donde habite, incrementando la posibilidad de que el gato manifieste conductas naturales en el domicilio.

El enriquecimiento ambiental mejora el bienestar animal generando cambios de conducta, ya que el gato va a vivir en un medio más rico que le va a permitir mejorar su calidad de vida desde el punto de vista físico, emocional y social, reduciendo el aburrimiento y la frustración. Proporciona, a su vez, la oportunidad de controlar su vida y de relacionarse mejor con el ambiente. Recordemos que cuanto más control tenga sobre su territorio mejor gestionará el estrés.

La terapia de enriquecimiento ambiental tiene como objetivos:

Aumentar el repertorio de conductas del gato, fomentando el comportamiento típico del felino.

Otorgar un bienestar físico y emocional al gato disminuyendo el riesgo de la aparición de conductas consideradas anormales.

Aprovechar al máximo el espacio disponible dentro del lugar donde vive el gato.

Hemos de conseguir convertir la casa del gato doméstico en un territorio agradable y enriquecedor. Para ello trabajaremos sobre tres aspectos fundamentales:

  • Enriquecimiento ambiental propiamente dicho, trabajando sobre el espacio o territorio.

Recordar las necesidades del gato como felino para crear un espacio acorde con esas necesidades. Para ellos trabajaremos con:

Colocación de estantes en las paredes, plataformas, postes y hamacas para dormir, con el objetivo de dar oportunidad de cubrir la necesidad de ejercicio y exploración.

Fomentar la naturaleza exploratoria del animal colocando elementos que le permitan esconderse y lugares altos desde donde observar.

Colocar objetos móviles e interactivos que permitan al gato trabajar tanto su mente como su cuerpo.

  • Enriquecimiento ocupacional, centrándonos en el tiempo y la actividad del gato a lo largo de ese tiempo.

Hemos de respetar en la medida de lo posible los biorritmos naturales del animal. Mantendremos un ritmo constante que incluya equilibrio entre vigilia y sueño, periodos para la alimentación y rutina de juegos.

En cuanto a la actividad hemos de proporcionar al animal actividades complementarias que le permitan ejercitar su naturaleza de cazador. Hemos de intentar que el gato se ejercite diariamente. Un gato joven debe poder recorrer de 300 / 500 metros al día, para lo cual hemos de disponer de los elementos que le permitan buscar la equivalencia física.

  • Enriquecimiento social, mejorando La sociabilización con los habitantes con los que comparte su territorio.

Para ello hemos de procurar trabajar diariamente con nuestro gato y compartir con el no solo una parte importante de nuestros territorios, sino momentos diarios de juegos donde, de nuevo, ejercitaremos el cuerpo y la mente de nuestro compañero, sino que también forjaremos lazos de unión con él. La relación con nuestro gato nos ayudará a observar mejor el estado del animal y anticiparnos a cualquier problema conductual o físico que se pueda presentar.

Con un territorio enriquecido, con más posibilidades de elección y más control sobre el mismo habremos conseguido el bienestar emocional en el gato, lo que facilitará la convivencia del hogar.

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.