Como acostumbrar a nuestro gato al transportín.

Son muchas las cosas a las que deben habituarse nuestros compañeros al llegar a un hogar, y una de ellas es su transportín. Hacer que sea algo agradable para él nos va a facilitar mucho la tarea cada vez que queramos trasladar al animal, por ejemplo al veterinario.

Cuando preparemos el mobiliario necesario para nuestro gato no debemos olvidar este elemento. Es muy importante que el animal este habituado a verlo siempre junto al resto de sus cosas, para que poco a poco se acostumbre a su presencia y no sea un elemento extraño que solo ve cuando ha de salir de casa. Es en este pequeño detalle donde radica el éxito de la empresa.

El transportín ha de ser de un tamaño adecuado y ha de resultar agradable a nuestro gato. Es importante ir habituando a nuestro compañero a que salga y entre del elemento por voluntad propia. Para ello nos aseguraremos que éste tenga dentro olores conocidos, bien su mantita o toalla o bien alguna prenda que contenga nuestro olor si eso le tranquiliza.

Para conseguir esta hazaña podemos valernos de la comida o de algunas chuches del gusto del minino. Las colocaremos en el interior del transportín y dejaremos que sea él el que decida entrar a por ellas, es posible que al principio se muestre reacio, pero su curiosidad y el gusto por sus golosinas harán el trabajo duro, tarde o temprano caerá en la tentación. Casi con toda seguridad nos levantaremos un día y veremos que ha entrado y ha estado retozando en él lejos de nuestra vista. También podemos colocar su cuenco de comida junto a la puerta de la jaulita para que se vaya acercando a ella. Poco a poco iremos acercándolo más hasta introducirlo dentro. Paciencia y tranquilidad, esto puede llevarnos algún tiempo, el ritmo siempre ha de marcarlo nuestro amigo. Hay que ser cautelosos y evitar cualquier tipo de estrés y de experiencia negativa al animal. Este proceso puede durar horas, días o semanas, dependiendo del carácter del gato.

Otra forma de conseguir acostumbrar a nuestro compañero a entrar y salir de transportin con naturalidad son los juegos. Podemos introducir su juguete favorito dentro o  colgar algún juguete interactivo del techo para que entre a jugar con él. Lo importante es recordar que un gato nunca debe entrar a la fuerza en el transportin. Los gatos aprenden de la experiencia, si cada vez que nuestro gato entra en su jaulita consigue un premio, su juguete o su comida, éste lo  asociará con experiencias positivas.

Cuando haya entrado y conseguido algo bueno será consciente de que no se está tan mal dentro y de que ese elemento no es tan malo como creía al principio. Entonces será el momento de dar el siguiente paso, cerrar la puerta. Importante recordar que esto ha de hacerse con tranquilidad y sin movimientos bruscos. El gato no ha de sentirse encerrado “a traición” lo haremos con calma y ante  sus ojos. Puede que el primer día no aguante dentro demasiado tiempo, pero poco a poco considerará el transportín como algo tan habitual como cualquier otro elemento de su ajuar.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.