Momentos claves en la vida con mi gato.

Todo lo que nos sucede en la vida repercute en la de nuestro compañero felino. Conocer a tu gato para poder identificar cambios de comportamiento es la mejor manera de prevenir problemas emocionales. Siempre es importante observar cómo se comporta de manera habitual para ser capaces de determinar que nuestro compañero no está actuando con normalidad. Cada día es importante, pero hay momentos en nuestra vida que pueden afectar al gato mucho más de lo que sospechamos. Es en esos momentos cuando tenemos que estar más pendientes de él,para poder reducir el  impacto de nuestros actos en su vida.

Dentro de los momentos clave podemos destacar:

La mudanza.

Habituarnos a la nueva casa, al barrio, a la gente…. Nos cuesta bastante. Imaginemos lo que puede sufrir un animal territorial como el gato cuando todo el mundo que conoce ha cambiado drásticamente, de la noche a la mañana y “sin su permiso”.

Para reducir el impacto lo mejor es localizar cuál es el cuarto que menos desagrada al animal y crear allí su lugar seguro. Acondicionar la habitación con todas sus cosas, que previamente habremos traído de la anterior vivienda, y dejar que poco apoco se vaya habituando al cuarto. Al principio lo mejor es mantenerlo encerrado en él hasta que todo esté ya en su sitio. De este modo disminuiremos el impacto de la mudanza y le daremos tiempo para ir descubriendo poco a poco su nuevo entorno.  Y, por favor, nada de hacer cambios de útiles en su ajuar. Con la casa nueva tendremos tentaciones de poner todo nuevo. Nuestro gato lo merece, qué duda cabe, pero este no es el momento ideal para incluir más cambios en su vida.

Un nuevo gato en la casa.

A pesar de que los gatos son animales solitarios cuando viven en libertad, el contar con un compañero de juegos es un buen estímulo para muchos gatos, sobre todo cuando tienen un carácter activo y nosotros no somos capaces de responder a todas sus exigencias.

Elegir al animal adecuado para nuestro compañero no debe hacerse de  cualquier manera, lo mejor es tener en cuenta el carácter, sexo y edad de nuestro gato para poder elegir un buen compañero de juegos, no de guerra.

Las presentaciones son muy importantes, muchas veces las futuras relaciones se basan totalmente en el primer encuentro entre los dos ejemplares. Su importancia es tal que merece un apartado aparte, sin embargo vamos a repasar por encima los pasos a seguir.

Al principio es importante mantener a los animales en cuartos separados para dar tiempo al recién llegado a adaptarse al nuevo entorno sin tener que enfrentarse al habitante de la casa y dueño del territorio. Informaremos a cada gato de la presencia de otro ejemplar a través del intercambio de olores y observaremos si su comportamiento es relajado y normal ante la presencia del olor del otro. Solo cuando sepamos claramente que la presencia olorosa del otro ejemplar no le afecta procederemos a las presentaciones. En el primer encuentro la seguridad es primordial, para evitar enfrentamientos indeseados introduciremos a uno de ellos en el transportin y observaremos su reacción. Si todo va bien dejaremos que los animales se relaciones con libertad, aunque recordando que los primeros encuentros han de realizarse siempre bajo nuestra supervisión.

Una nueva pareja.

Nuestro gato no necesitaba más gente en su vida, y de repente hay un  humano extraño paseando libremente por la casa. No hace falta decir lo importante que es conseguir una buena convivencia en estos casos, para la pareja y para el gato. El nuevo inquilino ha de dejar que sea el minino el que decida acercarse al nuevo humano. Para ello la pareja ha de conocer las “reglas del juego”, saber cómo es su carácter, que juguete es su preferido, cuáles son sus costumbres, como pasa el día normalmente… y, por supuesto, respetarlas.

La mejor forma de ganarse al “elemento duro” de la familia es a través del estómago. Dejar que sea la pareja el que alimente al gato durante unos días puede ayudar a afianzar lazos. Durante el periodo inicial es importante que no se involucre en ningún aspecto de la vida del gato que pueda tener connotaciones negativas para que poco a poco empiece a sentirse unido emocionalmente al humano que llegó de la calle.

La llegada de un bebe.

Ni un embarazo, ni la llegada de un hijo puede ser jamás un motivo de abandono.  Un gato y un bebe pueden convivir y tener una relación beneficiosa para ambos. Si nuestro gato es un gran compañero para nosotros lo será para nuestro hijo, qué duda cabe.  Pero ¿Qué podemos hacer para que nuestro amigo felino mantenga una relación sana con el bebé?

La clave está en no descuidar al gato para que no asocie la llegada del nuevo miembro de la familia a una menor atención. Es importante que el gato relacione la presencia del niño con grandes y buenas experiencias. Cada humano conoce a su gato y sabe lo que más le gusta, un premio, una caricia, una sesión de juegos… todo lo que sea placentero para el gato y que se haga conjuntamente con el niño será un lazo inolvidable para el minino.

A los gatos les gusta la tranquilidad, es importante que cuando el niño esté excitado y llore el gato pueda abandonar la estancia con libertad para que siga contando con la paz que tanto necesita.

Vacaciones sin el gato.

Nosotros necesitamos de vez en cuando cambiar de aires, nuestro gato no. Si no es verdaderamente imprescindible lo mejor es no mover al animal de su territorio, a  no ser que el lugar de destino sea tan conocido para el gato como el que deja atrás.

Para evitar la ansiedad de la marcha hemos de intentar que el gato no se percate de que estamos haciendo el equipaje. El ajetreo de las maletas es ya de por sí algo que no le gusta nada y que le asustaría y le pondría ya en sobre aviso si no es la primera vez que nos vamos.

Cada vez hay más y mejores residencias de animales donde van a cuidar a nuestro compañero perfectamente, pero, si es posible, lo mejor es dejarlo en su entorno habitual. Podemos buscar a una persona de confianza que se encargue de su cuidado durante nuestra ausencia. Si tenemos tiempo y queremos ser previsoras podemos dejar que nuestro gato sea cuidado por esta persona en nuestra presencia para que el cambio sea más gradual y nosotros podamos ver que todo está en orden antes de irnos.

Cambio de dueño.

Cuando el gato pierde a su persona de confianza, independientemente del motivo, se siente totalmente perdido y desorientado. La persona en la que había puesto todo su cariño ya no está, y no la encuentra. En cambio, estamos nosotros, que queremos ayudar a nuestro gato en este momento de transición. Si hacemos las cosas bien en poco tiempo disfrutaremos de la convivencia con el gato en todo su esplendor.

Es muy importante informarse del tipo de vida que ha llevado hasta ese momento, alimentación,  horarios, costumbres, juegos…. y mantenerlos sin cambios durante un tiempo. Progresivamente podremos ir introduciendo cambios en su vida, pero poco apoco, siguiendo el ritmo que nos marca su actitud.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.