El gato. Del tejado al salón: En mi casa vive un gato.

Para poder convivir armoniosamente con un gato hemos de conseguir que este tenga un equilibrio emocional adecuado, no olvidemos que un gato estable es un gato feliz, lo que se traduce en un gato que no da "problemas" a los humanos. Un gato sano es aquel que puede expresar todas sus conductas de forma natural, y ello está directamente relacionado con el ambiente en el que se le permita vivir.

Es importante conocer como organiza su tiempo y su espacio para poder reproducir de la mejor manera posible ese entorno silvestre en nuestra casa.

Hemos de conseguir el gato pase del bosque al salón de forma armoniosa para ambos. Ello no quiere decir que debamos convertir nuestra vivienda en una enorme gatera donde el espacio esté totalmente destinado al uso felino, pero sí podemos ceder parte de nuestro territorio para compartirlo con él. Al fin y al cabo es nuestro compañero de vida.

Si tenemos en cuenta que el gato organiza su vida en torno a zonas concretas hemos de ser muy conscientes de que nuestro deber es ofrecer espacios adecuados para cada actividad. Es importante que su ubicación sea estable y se encuentre bien definida, no olvidemos que los cambios son vistos de forma muy negativa por el gato.

Alimentación:

Es la zona a partir de la cual surge todo el territorio de un gato silvestre. Ello nos da una idea de la importancia concedida por el gato a la zona de alimentación.

Es imprescindible que se encuentre en un lugar limpio, fresco, y, sobre todo, alejado de la zona de evacuación. No es recomendable que la zona de alimentación felina coincida con la humana, ya que esto confundiría a nuestro gato. No podemos olvidar que muchos de los alimentos humanos pueden ser perjudiciales para el gato si los consume de forma accidental.

Los gatos son animales bastante escrupulosos a la hora de comer. Nuestro gato nunca comerá restos de la comida anterior ni le gustará hacerlo en recipientes sucios. Por ello es importante utilizar comederos fáciles de higienizar y, muy importante, limpiarlos con regularidad.En el caso de tener más de un animal conviviendo en el mismo hogar debemos asegurarnos de que cada ejemplar posea un comedero propio para evitar disputas.

En lo relacionado con el bebedero, los gatos necesitan disponer siempre de agua fresca y en cantidad. Esta es una característica muy peculiar en los gatos y que hace que muy frecuentemente podamos sorprenderlo lamiendo las gotas que caen del grifo.

Descanso:

Como sabemos, nuestro gato dedica muchas horas a esta actividad, realizando sueños cortos y frecuentes, utilizando para ello más de una zona dentro de su territorio. Los gatos caseros no necesitan dedicar tantas horas a la caza y por lo tanto están más ociosos, pudiendo llegar a dedicar entre 12 y 18 h al día al descanso.

El gato es un animal muy cómodo, que no gusta de tumbarse en cualquier lugar. A la hora de elegir el lugar de descanso hemos de tener en cuenta las fuentes de luz y de calor para asegurar el bienestar del gato en su descanso. Los gatos necesitan, como nosotros, tomar el sol a diario, por eso es muy importante que localicemos un lugar soleado e instalemos un rincón acogedor para nuestro gato. Elijamos la que elijamos, tenemos que tener en cuenta que, por muy bonita que sea la cama, el gato siempre será quien tome la decisión y a veces preferirá un escondrijo cualquiera detrás de un mueble a la más hermosa cama comprada por nosotros.

Para mejorar la relación con la familia se aconseja que este se encuentre situado en un lugar donde se asegure la integración social del gato, es decir, es importante que el gato se encuentre en el mismo lugar de reunión del resto del grupo familiar. No es aconsejable colocar su zona de descanso en un cuarto aparte, donde el animal no pueda sentir a la familia alrededor.

Eliminación:

El gato doméstico conserva aún el instinto natural de esconder sus deposiciones por prudencia y supervivencia, por eso es fácil ver a nuestro gato enterrar sus micciones y sus heces una vez hechas.

El emplazamiento del cajón de arena del gato es una de las cosas más importantes a la hora de organizar el territorio felino dentro de una casa. Su ubicación se hará en una zona tranquila, sin ruidos y lejos de la actividad familiar. Es imprescindible que se encuentre lo más lejos posible de las zonas de alimentación y de descanso, a nadie nos gusta comer y dormir junto al WC. Es muy importante que el gato posea acceso a esta zona las 24 horas del día.

Como en el resto de accesorios siempre hemos de tener en cuenta que será el gato el que ha de utilizar el cajón y, por lo tanto, el que decidirá si coincide o no con nuestra elección.

Juegos:

No solemos pensar en ello, sin embargo, después de la de alimentación es la zona más importante y la que ha de tener un mayor tamaño. Es en ella donde el gato pasará la mayor parte del día y donde se relacionará con el resto de los habitantes de la casa. En esta zona deberá disponerse de todo lo necesario para que el gato tenga la estimulación mental y el ejercicio que en estado salvaje realizaría en la acción de la caza.

El gato casero lleva en sus genes al cazador perfecto que es. En su nueva y cómoda vida ya no necesita emplear tanto tiempo a la obtención del alimento por lo que esas horas de más han de emplearse en actividades alternativas. Es obvio que un gato doméstico carece de la posibilidad de cazar, por lo que es obligación del humano proporcionar alternativas para estimular física, psíquica y emocionalmente a nuestro gato.

Por eso nuestro gato debe jugar, debe poder acechar, perseguir, cazar, trepar, igual que lo haría en estado silvestre.

La zona de juego del gato ha de estar, preferiblemente, cerca de la familia, para mejorar la sociabilización del animal, y debe contar con todo lo necesario para el animal, intentando mantener un buen equilibrio entre el mobiliario humano y el felino.

La zona destinada al juego y sociabilización del gato ha de cumplir los siguientes requisitos:

Deberemos disponer de un buen ventanal con acceso a la luz solar donde nuestro gato disponga de un lugar cómodo para ubicar una de sus zonas de descanso y desde donde poder contemplar el exterior de la vivienda. Es asombroso ver la reacción de un gato cuando observa desde su lugar de espionaje a los gatos del exterior.

Los gatos necesitan arañar, un gato que araña es un gato feliz. La acción de arañado tiene varias funciones importantes. Por un lado, es una manera de hacer ejercicio al fortalecer su espalda y sus hombros, con efectos relajantes sobre el animal, aliviando el posible estrés que pueda sentir. Por otro, tiene una función de marcaje. El gato doméstico no necesita marcar a diario su territorio, pero eso es algo que lleva en su carga genética, por lo que su instinto le obligará a renovar periódicamente las marcas de rascado de la casa.

Toda casa con gato ha de poseer elementos que faciliten esta actividad del gato y proteja, en gran medida, el mobiliario humano. Para ello lo mejor es instalar un rascador vertical lo suficientemente grande como para que el gato pueda estirarse y desperezarse en él. Su ubicación es importante, el gato prefiere arañar algo cercano a él, nunca se desplazará a otra habitación en busca delrascador, por lo que este ha de situarse siempre en una zona donde el gato esté habitualmente, no escondido y apartado del ojo humano, para que no moleste. Como hemos dicho, una de los objetivos del arañazo es el marcaje de las zonas de paso en su territorio, por lo tanto las divisiones entre cuartos o las entradas a los mismos han de ser siempre las zonas de elección.

Otra de las actividades favoritas de un gato es trepar y observar desde lo alto lo que sucede en su territorio. El gato doméstico encontrará un inmenso placer en subir a alguna de las baldas de la protección que le otorgan las alturas dormitar o estudiar minuciosamente cada uno de nuestros movimientos. Una casa con gato ha de ofrecer la posibilidad de trepar sin poner en riesgo nuestra decoración y su bienestar físico. El denominado "árbol para gatos" con varios niveles es, aparte de un hermoso y gigante rascador, un parque de atracciones para nuestro gato. Aparte de arañar los postes de cuerda del mismo, ofrece la posibilidad de entretenimiento y diversión. Si además lo sitúas cerca de una ventana estarás ofreciendo a tu gato un regalo inigualable. Diversión, altura, observación y rascado, todo en un solo accesorio.

Existen además, otros juguetes, más sencillos, que harán las delicias de nuestro compañero felino y le permitirán mantenerse activo en las horas en las que sus humanos no pueden interactuar directamente con él.

De nuevo hemos de recordar la naturaleza cazadora del gato. Ya hemos dicho que al gato le gusta acechar, perseguir, cazar y abatir. A la hora de elegir los objetos que van a entretener a nuestro gato lo mejor es ofrecer juguetes "vivos". Es lógico pensar que no vamos a soltar ratones y pájaros por la casa para que nuestro gato se entretenga, pero si podemos optar por juguetes que emulen sus presas. Una pelota quieta es una presa muerta y nuestro gato es un gran cazador, es fácil que la ignore.

Por último, la Népeta cataria, también conocida como menta gatuna, albahaca de gatos, y otros nombres varios, es también algo a tener en cuenta. Se trata de una planta cuyos aceites tienen un especial atractivo para los gatos. La mayoría de ellos, no todos, al ingerir alguna parte de esta planta comienzan a comportarse de manera extraña, juegan ruedan por el suelo, cazan piezas imaginarias y parecen divertirse extraordinariamente.

Y he aquí una casa en la que hay un perfecto equilibrio entre el elemento humano y el felino, con espacios atractivos para todos. De esta forma evitaremos muchos, pero muchos, problemas de convivencia entre los gatos y los humanos.

 

Bibliografía:

Manual del cuidado del gato. Andrew Edney. Editorial Javier Vergara.

Mi gato. Guía Práctica `para el cuidado de su gato. Ángela Gair. Editorial Albatros.

Gatos en un piso sanos y felices. Katrin Behrend. Editorial Hispano Europea

Consejos generales para el cuidado y comprensión de gatos adoptados. ANAA.

Manual gatos perrunogatuno. ADA Sierra Nórte. Pérrikus.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.