El gato. Del tejado al salón: Peligros del hogar.

El gato es un animal perfectamente adaptado para el medio en el que se desenvuelve el libertad, sin embargo, al salir de su hábitat e introducirlo en el nuestro existen una serie de peligros que hemos de recordar para tomar las medidas necesarias y prevenir accidentes.

  • Alturas, ventanas y terrazas:

La gran agilidad del gato no siempre es suficiente para eliminar el riesgo de caídas accidentales desde grandes alturas. Ya conocemos la gran curiosidad de este animal y de lo que le gusta observar el exterior desde plataformas destinadas a ello. Sin embargo, si hemos tenido el acierto de colocar dicha superficie para su entretenimiento, hemos de continuar previniendo las posibles caídas al vacío. Debemos evitar que nuestro gato tenga acceso a una ventana abierta sin protección. En el mercado existen mosquiteras o redes que, adheridas a los marcos, evitan que el animal pueda caer al exterior. 

Si nuestro gato va a tener acceso al exterior a través de un jardín hemos de tener en cuenta que el riesgo de escapada es elevado y, por lo tanto, disponer de sistemas de seguridad que disminuyan el peligro.

  • Cables y electricidad:

Una actividad frecuente en los cachorros es mordisquear todo aquello que se encuentran en su camino. A veces, incluso de adultos continúan con esa peligrosa costumbre. Para evitar que nuestro compañero pueda sufrir una descarga eléctrica mortal lo mejor es utilizar protectores de cables, sobre todo en aquellos que son portadores de corriente. Tampoco debemos olvidar los cuadros y cajas eléctricas, estas han de estar herméticamente cerradas para impedir que nuestro gato introduzca su hocico en donde no debe.

  • Electrodomésticos:

La lavadora y secadora tienen un poder hipnótico para nuestros gatos, sus movimientos rítmicos, sus sonidos, todo en ello maravilla a nuestros compañeros. Muchas veces, cuando no están en marcha intentan descifrar el secreto de su funcionamiento introduciéndose en ellas. Lo mejor es elegir máquinas con puertas de seguridad mantenerlas puerta cerradas y, sobre todo, asegurarse de que no hay nadie antes de ponerla en marcha.

La vitrocerámica es otro riesgo del hogar que debemos tener en cuenta. Si optamos por una cocina digital lo mejor es elegir una con apagado de seguridad y asegurarse de que siempre está correctamente bloqueada antes de abandonar la estancia.

  •  Productos tóxicos:

Al igual que sucede con los niños todo producto tóxico para el gato ha de estar fuera de su alcance. En la lista no solo incluimos productos de limpieza o medicamentos, sino todos aquellos alimentos tóxicos para el animal. La legía, habitual en nuestras casas, y el anticongelante del coche son dos productos con los que hay que extremar el cuidado, ya que resultan especialmente atractivos para el gato y altamente peligrosos. Todo ha de quedar en lugares a los que el gato no pueda acceder, debemos poseer un lugar seguro donde nuestro amigo no pueda llegar.

  • Elementos decorativos y habituales del hogar:

A veces no nos damos ni cuenta de que hemos dejado por ahí una goma, lanas, bolígrafos, agujas… elementos que pueden ser ingeridos por nuestro gato y causar grandes destrozos en su interior. Las bolsas de plástico merecen mención aparte, ya que suelen ser un maravilloso y divertido juguete con el que corren el riesgo de morir asfixiados.

La decoración de nuestro hogar también ha de tener en cuenta al habitante felino, las velas o los elementos con filo cortante han de estar siempre destinados a zonas sin acceso felino y siempre bajo supervisión.

  • Plantas tóxicas:

Es asombroso saber cuántas plantas de interior y que podemos tener en nuestro hogar son tóxicas para nuestro gato. Algunas de ellas pueden, incluso resultar mortales en periodos de tiempo realmente cortos. Lo más prudente es informarse bien antes de adquirir un ejemplar nuevo para evitar sorpresas posteriores.

 

Bibliografía:

Manual del cuidado del gato. Andrew Edney. Editorial Javier Vergara.

Mi gato. Guía Práctica `para el cuidado de su gato. Ángela Gair. Editorial Albatros.

Gatos en un piso sanos y felices. Katrin Behrend. Editorial Hispano Europea

Consejos generales para el cuidado y comprensión de gatos adoptados. ANAA.

Manual gatos perrunogatuno. ADA Sierra Nórte. Pérrikus.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.