Cómo dar una pastilla a un gato.

Como se suele decir, cada maestrillo tiene su librillo, y muchos de vosotros ya habéis encontrado la manera eficaz de dar la medicación a vuestro gato. Si no es así, ánimo, no desistáis, os cuento las tres maneras más utilizadas para hacerlo:

1. Con la comida.

Machaca la pastilla con un mortero hasta convertirla en polvo. Después mézclala con comida húmeda de su gusto. Asegúrate de que sea muy palatable para que no detecte el medicamento. Si es necesario caliéntala un poquito para aumentar el olor. Al comer la comida se tomará su medicación.

2. Con malta.

Esta vez los polvitos a los que hemos reducido la pastilla los mezclaremos con la pasta de malta que usamos para evitar las bolas de pelo. Colocaremos la mezcla en una de sus patitas delanteras. El gato se limpiará la zona, tomando así la malta y la preciada medicación.
Ventajas de estos dos métodos: Son cómodas y poco traumáticas para ambos, sobre todo para el gato.
Desventajas: Dependemos de la voluntad del gato para comer y limpiarse en ese preciso momento. Y todos conocemos ya la inigualable inoportunidad que tienen a veces los gatos a la hora de cambiar sus costumbres. Por otro lado, ha de tomarse toda la comida y toda la malta para poder asegurar que ha obtenido la dosis apropiada del principio activo. La dosis administrada es más inexacta.


3.- Directamente en la boca del animal.

Para ello tomaremos al animal en brazos, mirando hacia nosotros. Con los dedos índice y pulgar de la mano izquierda (derecha para los zurdos)abriremos la boca del animal presionando muy levemente las paredes de la misma. De esta forma evitaremos que el gato cierre la boca, ya que sentirá que se puede morder y la mantendrá abierta. Previamente habremos colocado la pastilla en la yema del dedo índice de la otra mano y lo introduciremos en la boca abierta hasta la misma garganta, con cuidado , por supuesto, no se trata de llevarlo directamente al estómago con nuestra mano, sino de impedir que pueda regurgitarla fácilmente. Mantener la boca del animal cerrada unos segundos para asegurarnos de que no va a expulsarla. Cuando lo hayamos hecho soltamos la cara del animal y nos lo comemos a mimos para edulcorar la situación. Ni que decir tiene que todo esto ha de hacerse muy rápidamente para disminuir al mínimo el tiempo de estrés del animal

Ventajas: Nos aseguramos que nuestro gato recibe la dosis adecuada a la hora exacta.

Desventajas: Es muy importante hacerlo muy rápida y delicadamente para que el animal no sufra por ello. El tamaño de la pastilla no ha de ser muy grande para no producir lesiones en el esófago del gato. Si la pastilla es demasiado grande para ser ingerida fácilmente lo mejor será por optar por alguno de los dos métodos anteriores.

 

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.