La alimentación del gato.

Qué duda cabe de que elegir una buena alimentación para nuestro gato ha de ser una prioridad para nosotros. Nuestro gato depende totalmente de nosotros, es nuestra responsabilidad cuidar de su bienestar proporcionándole el alimento apropiado. Una buena alimentación repercutirá positivamente en la propia salud del animal y se reflejará tanto en su aspecto como en su carácter.

Adecuar la alimentación al gato

Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo es nuestro compañero para poder adecuar y personalizar su comida. Es importante tener en cuenta la edad del animal, su actividad física y su estado de salud.

Dependiendo de la edad:
 

Gatitos: etapa desde que deja de ser lactante hasta que cumple los doce meses. Los gatos están creciendo, por lo que demandarán mas calorías, vitaminas y proteínas. Estas no deben b

 

ajar de un 30%

Gato adulto: Del año a los siete años. Un 26% de proteína y un 9% de grasa es lo indicado. Un total de 250 calorías al día.

Gato de edad avanzada: A partir de los ocho años.

Dependiendo del estilo de vida:

Gatos que están esterilizados.

Gatos con sobrepeso.

Dependiendo del estado de salud:

Algunos piensos llevan en su formulación elementos específicos para tratar una dolencia concreta.

Diferentes tipos de alimentos para gatos

Alimento seco:Se encuentra en forma de pienso de diferentes tamaños, formas y composición. Siempre hemos de asegurarnos de que hablamos de comida balanceada para poder ofrecer a nuestro gatos una alimentación completa. Este tipo de alimentación es la más cómoda, completa y económica de todas. Hemos de recordar que al ser seca el gato tendrá una necesidad mayor de beber agua.

Alimento húmedo: Nos referimos a la comida enlatada. Aunque es la que más le gusta a nuestro gato, no es conveniente que su alimentación sea exclusivamente húmeda. Contiene un 70% de agua, por lo que la necesidad de beber será menor que con el alimento seco. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de alimento puede aumentar el olor del aliento y de las heces del animal, además, éstas presentarán a menudo una consistencia demasiado blanda por la humedad. Además hay que recordar que tiene menos calorías que la seca.
Alimento casero: Nos referimos a la realizada específicamente para el gato. Aunque es una idea bonita y puede llevarse a cabo, necesita de un control de nutrientes  exhaustivo y difícil de llevar para poder asegurarnos de que nuestro gato está recibiendo todo lo que necesita. Por lo tanto es una buena idea para alternar con una alimentación más completa. Ideal para alternar con el alimento seco elaborado.

Alimento humano: Nos referimos a las sobras de nuestra comida. Totalmente desaconsejado. Nuestra comida no tiene porque llevar los nutrientes que nuestro gato necesita, y, por el contrario, podemos estarle ofreciendo una cantidad de calorías excesivas que puedan perjudicar al gato a largo plazo. De hecho, al hablar de donde ubicar su zona de alimentación hemos dicho que no conviene que sea la misma que la nuestra para evitar que coma nuestra comida.

La mejor opción es elegir como base de alimentación un buen pienso que contemple sus necesidades nutricionales concretas (edad, salud…) y como complemento ofrecerle una vez al día comida húmeda o algún alimento especialmente preparado para él.

Eligiendo su alimentación

Cómo podemos entender las etiquetas de la comida de nuestros gatos. Es algo importante porque nos va a asegurar que estamos dando a nuestro gato una alimentación completa. Debemos aprender a mirar más allá de la información de la preciosa foto de la bolsa y leer detenidamente la composición de la comida que nos llevamos.

Los ingredientes del pienso o comida húmeda se colocan en orden a su importancia en la composición, por orden de cantidad en tantos por ciento. Por lo tanto si estamos hablando de un animal carnívoro el ingrediente principal ha de ser siempre de origen animal (carne o pescado). Hemos de tener en cuenta que cuando un pienso nos dice que es DE carne significa que ha de tener al menos un 95% de ese componente. Mientras que si dice CON carne basta con que esta sea de un 3%.

También debemos tener en cuenta no solo el porcentaje, sino el origen de esta carne y saber reconocer expresiones como carne (meat), que se refiere a los músculos y la grasa del animal, se consideran la fuente de proteínas de mayor calidad. Si en la etiqueta leemos productos secundarios de las carnes (meat by-products) se refieren a partes que no son carne, como órganos, cerebro o huesos, no son perjudiciales para el gato, pero obviamente no ofrecen tanta calidad. Si, por último pone sencillamente la palabra comida hablamos ya de huesos y tejido molidos de baja calidad.

El resto de los ingredientes suelen ser muy variados, pero debemos asegurarnos que entre ellos se encuentren los carbohidratos para dar energía al gato, cereales que aportan la fibra necesaria y vitaminas y minerales, como puede ser la vitamina B que ayuda a la asimilación de las proteínas.

Muchas informaciones omiten el porcentaje de hidratos, porque no son un alimento recomendable para los gatos pero sí una forma económica de rellenar la formulación.

Debemos prestar atención a la presencia de taurina.  La taurina es un aminoácido que afecta al funcionamiento de los músculos, entre ellos el cardiaco, o el cerebro, entre otras cosas. El gato es incapaz de sintetizar por sí mismo, por lo que debe ser adquirida a través de la alimentación. En estado silvestre el gato la obtiene de los músculos y órganos de las piezas que caza. Cuando el pienso es realizado con carne de calidad la taurina está incorporada en ella, pero cuando, como hemos visto el pienso no se realiza con músculo ha de incorporarse artificialmente. Para que el pienso sea óptimo es recomendable que contenga más de 0’2% en su formulación.

Es importante recodar que la FDA, encargada de la regulación de los medicamentos, alimentos, cosméticos.. de uso humano y veterinario no regula la terminología en estos casos. Por ejemplo, la palabra premium, muy presente en muchos alimentos de animales, no está regulada y puede aparecer sin necesidad de cumplir ningún requisito.

Horario de alimentación

Si decidimos que nuestro gato siga un horario de alimentación:

Recomendable cuando conviven varios gatos bajo el mismo techo, ya que será la única manera eficaz de controlar la alimentación de cada ejemplar. Si optamos por esta opción hemos de ser escrupulosos con el mantenimiento de los horarios ya que alterar de forma continuada el horario de alimentación puede acusar en el animal estrés que pueda derivar en problemas de salud.

Hay que tener en cuenta:

Debe comer 2 o 3 veces al día

Podemos alternar las ingestas con alimentos secos y húmedos:

1 Mañana: pienso o croquetas secas
2 Mediodía: lata o comida casera
3 Noche: pienso o croquetas secas

Si decidimos que nuestro gato se alimente a su ritmo:

Por lo general el gato, a diferencia de los perros tiende a no darse atracones alimentarios, por lo que aunque tenga comida todo el día tiende a administrarse bien. Ideal si nuestro gato vive solo y se autor regula bien. No recomendado en gatos ansiosos o con problemas de obesidad.

Debemos recordar que no debemos tener más de un día la comida en el plato, ya que aunque no le dé el sol se degrada con facilidad, se seca y pierde propiedades. Para evitarlo bastará con administrar en el comedero una cantidad aproximada de 100 gr. de alimento seco, siempre siguiendo las especificaciones del fabricante.

 

De todos modos hemos de recordar que la alimentación de nuestro gato está directamente relacionada con su salud y que, por lo tanto, cualquier duda o consideración ha de ser consultada a un profesional veterinario, que podrá aconsejarnos sobre cómo hacer la mejor elección.

 

María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Website: www.comportamientofelino.es
More in this category: « Estado general del gato

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.