La Terapia Floral.

Qué es la terapia Floral

Se denomina así a la terapia creada por el Doctor  Edward Bach, especialista en patología, bacteriología y homeopatía,  que utiliza las esencias florales como base de su tratamiento.  Fue reconocida en 1976 por la Organización Mundial de la Salud como una forma de sanación útil, sencilla y sin efectos secundarios.

Se basa en el concepto de que los desequilibrios emocionales de las personas son los causantes de las enfermedades que padecen.  El argumento base es que cuando un desequilibrio emocional se mantiene en el tiempo el paciente entra en un estado de debilidad general que facilita la llegada de diferentes enfermedades. La terapia floral considera más importante estudiar la causa que produce este desequilibrio, y por lo tanto la enfermedad sufrida, que tratar de aliviar los síntomas que se padecen.  Es en este punto donde radica la diferencia más importante con respecto a la medicina ortodoxa tradicional.   Mientras que la medicina tradicional se centra en el alivio sintomático basicamente, la terapia floral considera al paciente como un todo e intenta buscar el problema emocional que ha llevado al paciente e este estado. Acabando con el origen acabaremos con los síntomas producidos.

El origen de esta terapia se remonta a la antigua China. También se sabe que los aborígenes australianos  y de América del Norte utilizaban esencias florales  para los problemas emocionales y para mantener un buen estado de salud. Apenas tenemos referencias de ella en la cultura occidental, aunque pueden encontrarse algunas menciones en los textos de filósofos antiguos como Platón o Sócrates, donde se habla del rocío encontrado en los pétalos de algunas flores para tratar desequilibrios emocionales. Sin embargo tuvo que esperarse hasta entrado el siglo XX para que el Dr. Bach organizara todo el sistema hoy conocido. Desde entonces es practicada en Europa en países como Inglaterra, Francia, Alemania, Polonia, España…  En 1970 cruzó el océano y llegó hasta Estados Unidos

  • Que son las esencias florales. 

Las esencias florales son preparados naturales sin efectos secundarios que conservan las cualidades específicas de la flor. Su preparación se realiza mediante la solarización (exposición solar), a diferencia de la Homeopatía, cuyos preparados nacen mediante el método de cocción.

Existen un total de 38 preparados diferentes, cada uno destinado a tratar distintos estados emocionales tales como miedo, indecisión, desesperanza, soledad, influenciabilidad, desesperación, celos, tristeza, apatía, rencor, culpa, o estrés, entre otros.  Se emplean para tratar las emociones negativas, en el convencimiento de que al aumentar el bienestar interior se facilitará la recuperación de la salud.

La vía de administración más habitual es la oral, aunque también pueden utilizarse para preparados en compresas, lociones, cremas, colirios…. Independientemente de la forma de prescripción, las flores de Bach son siempre totalmente inocuas, sin ningún tipo de efecto secundario y totalmente compatibles con la administración de cualquier otro tipo de medicamento, ya que no interfieren en su eficacia.

La terapia floral siempre surte efecto, aunque este puede tardar en verse a simple vista. Aunque el paciente crea que a pesar de estar tomando durante un tiempo el preparado no está consiguiendo ningún resultado, los remedios florales sí están realizando su trabajo, sencillamente el paciente no posee la sensibilidad suficiente para ser capaz de advertir  los pequeños y discretos cambios que se van produciendo en su estado emocional. Sin embargo, llegará el día en que “de repente” se dará cuenta de que todas aquellas emociones que estaban trastocando su salud han desaparecido y su estado general es mucho más que satisfactorio.

  • Como realizar una terapia floral.

Cuando un paciente acude a un terapeuta floral suele hacerlo por dos razones principalmente, una, por no haber sido capaz hasta ese momento de salir del estado emocional negativo en el que vive y que le está creando problemas físicos de cierta importancia, es decir, en busca de una ayuda terapéutica ante un problema no solucionado. Y dos, para conocerse mejor interiormente, aprender a vivir de otra manera, a disfrutar de la vida y de lo que nos ofrece y aprender de todas las enseñanzas que el día a día nos brinda, es decir, con un carácter preventivo, en busca de un equilibrio emocional adecuado que nos refuerce nuestra salud física y nos reduzca al mínimo las posibilidad de enfermar.

Siempre es necesario estudiar bien cada caso. Escuchar al paciente, observar sus gestos, su forma de hablar, de moverse… el más pequeño detalle puede dar al terapeuta información importante para crear para el paciente una formulación personalizada capaz de ayudarle a recuperar el equilibrio perdido. Por eso es importante la presencia de un terapeuta que realice bien la formulación. Hay que recordar que se trata de preparados personalizados que, si están bien hechos, funcionan única y exclusivamente con las emociones para las que han sido prescritas.

 

 

 

Last modified on Friday, 21 June 2013 18:58
María Jesús Sánchez González

María Jesús Sánchez González es terapeuta felina en Valladolid. Aborda casos de problemas de comportamiento con flores de Bach.

Encuéntrame en Facebook

Comportamiento Felino

Comportamiento Felino es una iniciativa de María Jesús Sánchez González.