13 señales de advertencia al presentar gatos: guía práctica, consejos y más.

 

 

 


Índice

  1. Señales de advertencia al presentar gatos entre sí
    1. 1. Tus gatos se miran fijamente
    2. 2. Tus gatos están silbando
    3. 3. Tus gatos gruñen y gruñen
    4. 4. Tus gatos lloran o gritan
    5. 5. Tus gatos pueden empezar a atacar o morder
    6. 6. Las pupilas de tus gatos están dilatadas
    7. 7. Tus gatos mueven la cola
    8. 8. Tus gatos están aplanando sus orejas
    9. 9. Tus gatos están hinchando el pelaje, erizando la cola y arqueando el lomo
    10. 10. Tus gatos se esconden unos de otros
    11. 11. Su gato residente puede dejar de usar su caja de arena
    12. 12. Tus gatos pueden dejar de comer
    13. 13. Tus gatos se niegan a coexistir entre sí
  2. Cómo presentar gatos
    1. 1. Elige el gato adecuado
    2. 2. Configure su casa correctamente
    3. 3. Siga un horario de alimentación regular
    4. 4. Utilice comida para crear una asociación positiva entre sus gatos
    5. 5. Haz que se acostumbren al olor de los demás
  3. Cosas a considerar antes de realojar a un nuevo gatito
    1. Nunca presente un gato no vacunado
    2. Nunca le presente su nuevo gato a su gato residente de inmediato
    3. No dejes que tus gatos peleen
    4. Presente primero a su nuevo gato al gato más dominante
  4. Nunca fuerces una presentación ni dejes que arreglen las cosas entre ellos
  5. Conclusión

/a

 

Una vez que hayas adoptado o rescatado un gato, no pasará mucho tiempo antes de que desees tener un segundo gato. Querrás esto para que tu gatito residente tenga un nuevo amigo felino, o simplemente querrás hacer crecer tu familia felina.

Sin embargo, a diferencia de los perros, los gatos son animales territoriales. Muchas cosas pueden salir mal al introducir un nuevo gato en casa. Por lo tanto, debes saber cómo identificar las señales de advertencia al presentar gatos para evitar una pelea de gatos catastrófica.

Señales de advertencia al presentar gatos entre sí

Cuando traes un gato nuevo a casa, es normal que esperes que a tu gato actual le guste la idea de compartir su propio espacio y recursos con otro gato. En un mundo ideal, este debería ser el caso. Sin embargo, siendo realistas, los gatos, al ser animales territoriales y solitarios, odian cuando otros gatos se entrometen en su área sin ser invitados. Por lo tanto, la presencia de un gato nuevo en casa puede asustarlos y ponerlos a la defensiva, e incluso agresivos con el recién llegado.

Sin embargo, con las presentaciones adecuadas, usted, como dueño de un gato, puede disminuir las posibilidades de un encuentro hostil y aumentar la probabilidad de que sus dos gatos se lleven bien lo antes posible. No obstante, incluso si sigues las recomendaciones de los expertos y los susurradores de gatos en línea y en tu vecindario, uno de los gatos aún puede actuar agresivamente hacia el otro.

Por eso es importante gestionar las primeras reuniones, lo que también le permite detectar ciertas señales de advertencia que pueden fácilmente escalar a condiciones hostiles a largo plazo o incluso permanentes en su hogar con varios gatos.

1. Tus gatos se miran fijamente

Tras la presentación, es posible que espere que sus dos gatos se miren durante un rato. Si su gato residente mira fijamente al recién llegado, puede indicar que lentamente está desarrollando agresión hacia el otro gato.

 

Pronto, tu gato puede atacar al nuevo gato para ahuyentarlo de su territorio. Una vez que la tensión haya aumentado hasta este punto, deberás colocar a tus dos gatos en habitaciones separadas para evitar peleas. Entonces, antes de que tus gatos comiencen a ponerse físicos, ya es una señal de advertencia para que intervengas y los separes por un tiempo una vez que se miran duramente o una vez que se miran fijamente sin parpadear. Una mirada prolongada es una señal temprana de que sus gatos se están evaluando entre sí.

2. Tus gatos están silbando

Un gato que silba le indica a algo que retroceda porque está asustado, amenazado o ambas cosas. Afortunadamente, los silbidos son bastante aceptables durante la etapa de introducción.

Uno o ambos gatos residentes pueden silbar cuando introduces un gato nuevo en la misma casa. Puede relacionar este ruido con el silbido de una serpiente o el sonido del aire que sale de la llanta de un automóvil. Sus gatos pueden silbar para transmitir su temor, desprecio e incomodidad por estar cerca unos de otros.

3. Tus gatos gruñen y gruñen

A partir del silbido, la tensión entre tus dos gatos puede aumentar y llevarlos a gruñir y gruñir el uno al otro. Un gruñido es un sonido sordo y grave. Es un sonido de advertencia distintivo que expresa infelicidad, agresión o miedo. Y un gruñido puede fácilmente intensificarse hasta convertirse en un gruñido, un sonido similar a un gruñido, pero sólo más fuerte y con un tono más alto.

4. Tus gatos lloran o gritan

Los gatos pueden empezar a maullar o quejarse en voz baja cuando están molestos. Esto puede provocar lamentos y gritos. Si se llega a este punto, se habrá alcanzado el nivel de tolerancia del gato. Para aliviar la preocupación de todos, deben separarse de inmediato.

5. Tus gatos pueden empezar a atacar o morder

Cuando los gatos molestos se quedan solos en la misma habitación, las primeras señales de advertencia, como gruñidos, gruñidos o gritos, pueden provocar una pelea física. Y antes de que te des cuenta, las pieles ya están volando en la habitación. Definitivamente no quieres que esto suceda. Por lo tanto, antes de que la tensión llegue a este punto, es mejor separar ya a los dos gatos.

Además, algunos gatos también pueden empezar a atacarse entre sí durante el primer encuentro, incluso sin expresar su disgusto mediante silbidos y/o gemidos. Esta señal de advertencia indica que sus gatos pueden necesitar más tiempo para adaptarse a la presencia de los demás y, finalmente, llevarse bien. Y también sería necesaria su intervención deliberada.

6. Las pupilas de tus gatos están dilatadas

Al igual que nosotros, los humanos, los gatos también experimentan una respuesta de lucha o huida, lo que los impulsa a actuar impulsivamente, experimentar una descarga de adrenalina o un impulso extraordinario para hacer algo en un milisegundo.

Y en los casos en los que se activa el reflejo de lucha o huida, como en presencia de un intruso, las pupilas de un gato se dilatarán para que puedan ver claramente lo que está sucediendo. Entonces, si le presentaste tu nuevo gato a tu gato residente a plena luz del día y notas que sus pupilas están dilatadas, podría significar que las cosas no van bien.

 

Cuando tus gatos se encuentran por primera vez, puedes notar que sus pupilas se agrandan. Demuestra que están entusiasmados con la circunstancia. Muestran signos de pavor o depresión por la dilatación de sus pupilas. Cuando los ojos de tu gato están dilatados, puede ser su forma de comunicar su ansiedad por la presentación repentina. Es un indicio de que tus compañeros felinos aún no están preparados para socializar entre ellos.

7. Tus gatos mueven la cola

El movimiento brusco de la cola de un gato de izquierda a derecha suele indicar entusiasmo, disgusto o irritabilidad creciente. El movimiento de la cola es uno de los indicadores más típicos de que se están desarrollando problemas, lo cual es común en hogares con varios gatos.

8. Tus gatos están aplanando sus orejas

Un gato que aplana las orejas contra la cabeza está asustado o es hostil. Ocasionalmente también puede indicar ira. De cualquier manera, las orejas aplanadas son señales de advertencia de que su gato residente percibe al otro gato como una amenaza o una invasión de su territorio.

9. Tus gatos están hinchando el pelaje, erizando la cola y arqueando el lomo

Normalmente, esto sirve como advertencia para el otro gato y como declaración de autoridad. Los gatos se esfuerzan por parecer lo más enormes y aterradores posible inflando su pelo, erizando su cola y arqueando su espalda.

10. Tus gatos se esconden unos de otros

Es típico que los gatos se escondan unos de otros cuando se conocen por primera vez. El gato menos dominante normalmente se esconde por miedo cuando se acerca el gato más dominante. Para evitar la confrontación con el gato más dominante, su gato menos dominante puede intentar esconderse debajo de la cama o el sofá. Alternativamente, el gato más dominante o agresivo puede comenzar a acechar o perseguir al otro gato para alejarlo de su territorio.

11. Su gato residente puede dejar de usar su caja de arena

Dejar de utilizar la caja de arena es una fuerte señal de que un gato está estresado. Su gato residente evitará por completo sus cajas de arena si están demasiado cerca de un gato que considera una amenaza. Si bien evitar la caja de arena puede no resultar en una pelea de inmediato, es seguro que tus dos gatos no se llevan bien.

12. Tus gatos pueden dejar de comer

Una introducción rápida o repentina del nuevo gato a su gato actual puede hacer que este último se sienta incómodo y amenazado y, como resultado, puede dejar de comer. Esto es especialmente cierto si alimenta a su nuevo gato en la misma habitación donde su gato residente come, descansa y duerme.

13. Tus gatos se niegan a coexistir entre sí

A veces, a pesar de tus mejores intentos, es posible que tus gatos no se lleven bien. Existe una alta probabilidad de que no se soporten y de que se vuelvan más desagradables con el tiempo. Podrían mostrar resistencia a socializar, comer o jugar. Elchat Directorio de chats en español

Esta circunstancia sugiere que tus gatitos necesitan un descanso. Podría ser beneficioso mantenerlos separados y luego reintroducirlos adecuadamente después de unos días. Esta vez puede pedirle ayuda a su veterinario o a un especialista en comportamiento animal para arreglar las cosas.

Cómo presentar gatos

A pesar de los desafíos que conlleva tener muchos gatos en casa, no podemos negar que muchos dueños de mascotas todavía consideran tener un segundo gato tarde o temprano. Esto puede surgir del deseo de brindar la mejor vida a sus gatos, considerando que los felinos que viven en un hogar con varios gatos reciben más estimulación mental, interacción y ejercicio.

 

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, una presentación adecuada es crucial si desea que su gato residente y su nuevo gato se lleven bien lo antes posible. A continuación se detallan algunos pasos que puede seguir para evitar tensiones en su hogar, especialmente si tiene un gato dominante con comportamiento agresivo.

1. Elige el gato adecuado

A menudo, elegir un gato para que se una a tu hogar implica algo de suerte, especialmente si estás adoptando o rescatando un gatito. Un gato más joven todavía tiene mucho margen para cambios no sólo en su apariencia física, sino también en su personalidad y disposición general. No obstante, algunos consejos generales pueden guiarle para aumentar sus posibilidades de elegir el gato adecuado para unirse a su hogar.

En primer lugar, es posible que desees unir gatos mayores con gatos jóvenes. Cuando traes a casa un gatito o un gato joven inmaduro, es menos probable que tu gato residente se sienta amenazado. Existe una mayor probabilidad de que acepte al nuevo gato después de una cuidadosa presentación. Dada su edad y antecedentes, el gato mayor probablemente será el gato superior o dominante en la nueva dinámica. Un gato adulto joven y un gatito agregados a su familia con frecuencia pueden tener un resultado positivo.

Puede ser sencillo presentarle un gato o un gatito joven a su gato residente anciano, pero puede que no sea una opción inteligente a largo plazo. Es probable que el gato más joven tenga demasiada energía y diversión para el gato mayor con el tiempo, y esto podría eventualmente angustiar al gato mayor.

Hacer coincidir gatos de la misma edad también puede funcionar con la ayuda de una presentación adecuada. Sin embargo, se deben evitar las disputas de poder y la posesividad territorial, así que vigila de cerca las cosas. Los gatos de edad similar tienen una mayor propensión a volverse hostiles, especialmente si no se asustan entre sí como los gatos machos.

Aparte de la edad, una personalidad coincidente es otro factor que juega un papel muy importante en cualquier presentación exitosa. Es poco probable que agregar otro gato a su hogar sea una decisión sensata si su gato es tímido, combativo o socialmente incómodo; Es probable que ambos gatos o uno de los grupos experimenten estrés innecesario y hubiera sido mejor estar solos. Los gatos solitarios similares son propensos a provocar tensión y raros estallidos de ira en su hogar.

Es probable que a largo plazo combine a su gato con otro gato que muestre rasgos comparables, como ser juguetón, tolerante y confiado. Si su gato está asustado o le falta confianza, es posible que desee trabajar para aumentar su autoestima antes de ampliar su familia felina.

Además de la edad y la personalidad, es posible que también desees considerar el sexo del gato que planeas adoptar o rescatar. A veces tiene sentido emparejar gatas con un gato macho ya existente. Es menos probable que una gata intimide a un gato macho.

 

Por otro lado, presentar gatos machos puede resultar un desafío adicional. Si te inclinas en esta dirección, debes considerar las personalidades de los dos gatos. También debes asegurarte de tener suficiente espacio para que tus gatos reclamen sus territorios.

El último elemento que puede afectar una buena presentación si estás decidido a emparejar machos y estás seguro de que sus personalidades no chocarán es traer un gato macho más joven a la casa. Un gato más joven normalmente se adaptará mejor a su lugar en la jerarquía social.

2. Configure su casa correctamente

Preparar su hogar para la llegada de su nuevo gato es otro paso importante para facilitar una presentación exitosa y fomentar un ambiente de vida cómodo tanto para su gato residente como para su nuevo compañero felino.

Lo ideal es que tu nuevo gato tenga su propia habitación. Y la habitación separada debe contener todas sus necesidades, desde la bandeja de arena, la cama, el rascador, los árboles para gatos, el cuenco de comida, el cuenco de agua, la comida necesaria para gatos, suficiente agua y algunos juguetes para mantenerlo estimulado. También es mejor si puedes proporcionarle una habitación con una ventana donde tu gato pueda observar los pájaros del exterior y sus alrededores.

Esta habitación separada será el refugio temporal de tu gato durante la fase inicial de la presentación, ya que no querrás que tus dos gatos se encuentren el primer día. Por lo tanto, como su nuevo gato puede pasar la mayor parte, si no todo, su tiempo aquí durante algún tiempo, querrá que esté lo más cómodo, feliz y cuidado posible.

Para mantener a su nuevo gato seguro y cómodo durante este período de transición, los expertos también recomiendan instalar difusores Feliway dentro de su habitación. Después de unos días, podrás cambiar la habitación de tus gatos. Al hacer esto, sus gatos podrán olerse y oírse entre sí, y sentirán más curiosidad unos por otros. No fomentes el contacto directo entre tus gatos en este momento.

Preparar su hogar puede ayudar a fomentar un ambiente de vida acogedor para su nuevo gato y facilitar una presentación exitosa lo antes posible. Otras formas de hacerlo son colocando bandejas de arena adicionales alrededor de su casa o departamento, aumentando el territorio disponible (como agregando árboles para gatos, pasillos, perchas, etc.) y asegurándose de que su casa tenga suficientes rutas de escape para su gato. Dos gatos a los que no hay que dejarse acorralar fácilmente.

3. Siga un horario de alimentación regular

La comida es un recurso valioso y tenerla disponible todo el tiempo puede tentar a un gato a querer reclamarla para sí mismo. Por lo tanto, debes evitar la alimentación gratuita, incluso hasta que tu nuevo gato haya sido introducido con éxito.

4. Utilice comida para crear una asociación positiva entre sus gatos

Además de ser un recurso vital, los alimentos también pueden utilizarse para crear una asociación positiva. Cuando los gatos comen podemos decir que lo están pasando bien. Por lo tanto, puedes aprovechar la hora de las comidas para presentarle a tu nuevo gato. Una vez que haya establecido un horario regular para comer , puede usarlo para fomentar la satisfacción de que sus gatos puedan identificarse con la compañía de los demás.

 

Además, también puedes colocar los comederos de tus gatos a ambos lados de una puerta cerrada. Puedes alejar los tazones si no comen. Los tazones de comida deben acercarse gradualmente a la puerta para que puedan sentirse pero no verse. Tómese su tiempo antes de reemplazar una puerta con una barrera a través de la cual puedan mirar durante la alimentación.

5. Haz que se acostumbren al olor de los demás

Los gatos se comunican con nosotros, los humanos y sus compañeros felinos de diversas formas, incluidos los olores. Y uno de los ingredientes clave para una introducción exitosa es aprovechar el poder de los aromas. Traiga ropa de cama u otro objeto que tenga la fragancia de su gato actual cuando recoja a su nuevo gato. Incluso antes de que sus mascotas se conozcan, esto ayudará a acelerar el proceso de presentación.

Tan pronto como llegues a casa, debes comenzar a cambiar la ropa de cama entre tus dos gatos para permitir que sus olores se mezclen. Esto facilita la aclimatación de sus dos gatos o les ayuda a familiarizarse entre sí incluso antes del primer encuentro.

Cosas a considerar antes de realojar a un nuevo gatito

Al presentar gatos entre sí, hay algunos factores adicionales a tener en cuenta. Si presta atención a estas consideraciones, podrá garantizar la salud y la seguridad de sus dos gatos y aumentar la probabilidad de que se lleven bien entre sí en el menor tiempo posible.

Nunca presente un gato no vacunado

No mezcle a su gato residente con un gato nuevo que no esté vacunado. Primero debe vacunar al nuevo gato de su casa y eliminarlo de pulgas, ácaros y otros parásitos antes de presentárselo a su mascota actual.

Nunca le presente su nuevo gato a su gato residente de inmediato

Apresurarse podría resultar completamente incorrecto. Si haces esto, tu gato actual se sentirá intimidado y se volverá hostil hacia el nuevo gato en un intento de deshacerse de él o ahuyentarlo. Por lo tanto, mantenga al nuevo gato en una habitación diferente durante unos días antes de presentárselo a su gato residente.

No dejes que tus gatos peleen

Al presentar a los gatos, vigílelos siempre. Debes separar a los gatos de inmediato si alguno de ellos actúa agresivamente o intenta pelear con el otro gato. Nunca les permitas pelear ya que podría volverse extremadamente agresivo y peligroso para sus vidas.

Presente primero a su nuevo gato al gato más dominante

Si bien esto puede parecer inusual, en realidad es una mejor manera de controlar la tensión dentro de su casa, especialmente si tiene varios gatos residentes en casa. Como siempre, la introducción del nuevo gato al gato residente más dominante o al gato alfa debe realizarse lentamente.

La tensión se disipará una vez que el gato dominante acepte al recién llegado, y los demás gatos harán lo mismo. Nuevamente, debes tener cuidado de no apresurarte al hacer esto. Presente siempre utilizando la técnica adecuada y tomándose el tiempo suficiente.

Nunca fuerces una presentación ni dejes que arreglen las cosas entre ellos

Hagas lo que hagas, nunca debes simplemente poner a tu nuevo gato en una habitación a solas con tu gato residente y esperar que los dos resuelvan las cosas por su cuenta. Nunca fuerces una presentación. Y es un error fundamental suponer que automáticamente se verán obligados a socializar una vez que se les deje solos sin supervisión en una habitación cerrada.

Una presentación sistemática adecuada es esencial para que tus gatos se lleven bien lo antes posible y para evitar que alguien resulte lastimado en el camino. Si fuerzas una presentación, es probable que tus gatos se nieguen a coexistir.

Y cuando esto suceda, tu día siempre estará lleno de constantes peleas y agresividad entre tus dos gatos. Con el tiempo, es posible que tengas que soltar a uno de tus gatos o colocarlos en habitaciones separadas por un tiempo indefinido.

Conclusión

El proceso de presentar dos gatos requiere tiempo, paciencia y vigilancia. A menudo puede resultar molesto, sobre todo si los dos gatos se comportan de forma agresiva entre sí. Y hablando de agresión, puede escalar rápidamente hasta convertirse en una pelea de gatas catastrófica. Por lo tanto, como amante y dueño de gatos, debes prestar atención a las señales de advertencia mencionadas anteriormente para reducir la tensión y evitar una pelea.

Aparte del altercado físico, un efecto adverso de no prestar atención a las señales de advertencia es que lo más probable es que sus gatos tarden un tiempo en llevarse bien. Es posible que incluso necesites volver a presentarlos. Pero aún así, esto no es garantía de que sus gatos aprendan a aceptarse, más aún, a cuidarse y amarse unos a otros.

Si sus gatos ya tuvieron un comienzo difícil, puede que les resulte más difícil desarrollar un vínculo estrecho. Es posible que eventualmente coexistan, pero es posible que no estén tan cerca el uno del otro.


Publicaciones Relacionadas:

  1. ¿Pueden los gatos comer pan? ¿Es seguro para ellos?
  2. Guía esencial de nutrición felina
  3. 5 razones para esterilizar o castrar a tu mascota
  4. ¿Pueden los gatos llorar? ¿Ellos también sufren depresión? ¡Descúbrelo aquí!

13 señales de advertencia al presentar gatos: guía práctica, consejos y más.

13 señales de advertencia al presentar gatos: guía práctica, consejos y más.

Índice Señales de advertencia al presentar gatos entre sí

gatos2

es

https://comportamientofelino.es/static/images/gatos2-13-senales-de-advertencia-al-presentar-gatos-guia-practica-2431-0.jpg

2024-01-22

 

13 señales de advertencia al presentar gatos: guía práctica, consejos y más.
13 señales de advertencia al presentar gatos: guía práctica, consejos y más.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20